Síguenos a través de tu correo electrónico

THUNDERSHIRT

En COSTACAN procuramos estar siempre en constante evolución y mejora, y con este objetivo hemos empezado a incorporar una nueva herramienta de tratamiento con nuestros clientes. Se trata de la THUNDERSHIRT, que consiste en una camisa que aplica una presión constante y suave sobre el perro que tiene un efecto tranquilizador. Actualmente no se encuentra todavía en el mercado español por lo que hemos tenido que traerla desde Reino Unido, pero tanto allí como en Estados Unidos o en Mexico se está extiendiendo enormemente su uso, por lo que no nos hemos querido quedar atrás.

El primer amigo con el que la estamos probando es MACA, se trata de un bodeguero, que cuando sus propietarios acudieron a nosotros ya había mordido a la madre de la dueña y a ellos les había amenazado en muchas ocasiones y ni tan siquiera se le podía mirar a la cara. A pesar de lo que pudiera parecer al principio, al conocernos claramente percibimos una gran dependencia del perro con respecto a su dueña, y por otro lado vimos que se trataba de un perro muy miedoso y poco socializado con los ruidos de la calle en general.

La agresividad la muestra cuando se le molesta o se le intenta corregir en muchos aspectos.

El objetivo que perseguimos en este caso con la THUNDERSHIRT es que nos haga el resto de la terapia que estamos aplicando mucho más fácil y cómoda.




Iremos añadiendo los avances según se vayan produciendo. De momento, hoy día 29/02/2012 se la hemos puesto por primera vez y la llevará puesta durante los próximos días durante algunas horas cuando ella esté en casa, quitándosela siempre cuando vayan a la calle o vayan a trabajar.

Martes 6 de marzo

Empezamos a usar la camisa ya desde las cuatro de la tarde hasta el día siguiente por la mañana, incluyendo por la noche y salvo cuando le vayamos a sacar o trabajar con él. De momento la ha aceptado bien y dice notarle mas o menos igual, aunque sin embargo durante la semana no se ha producido ningún enfrentamiento y sólo un pequeño roce entre el novio de la dueña y el perro.

Sin embargo, le cuesta mucho conseguir adaptarse al transportín, a pesar de de haberle separado las dos mitades. De momento hemos decidido retirárselo, cargarle el clicker y enseñarle a meterse dentro con la ayuda del clicker.

10 de Marzo

Esta semana se han producido varios "roces" con el perro. En el primer caso, el problema surgió cuando volvían con los dos perros de la calle sus dueños. Maca se metió debajo de la mesa camilla llevando su pelota y acto seguido fue a meterse también la otra perra, Lula, ante lo cual Maca le gruñó, muy posiblemente al llevar la pelota por protegerla ante la otra perra, aunque esta no tuviera intención de quitársela. Ante esto, la dueña regañó al macho, a Maca (el dominante) que respondió intentando atacarla a ella, que se vió obligada a retroceder. El dueño, a quien le tiene como una figura dominante pero no está siempre en casa y los problemas surgen casi siempre con la dueña, pues eso, el dueño inmediatamente le puso la correa y se lo llevó y le encerró en el cuarto de la lavadora.

Lo primero que hay que decir es que se produjeron varios errores muy importantes:
- Dejar que el perro entrara en casa con la pelota, lo que le dió pie a defenderla
- Regañar al perro dominante cuando este estaba gruñendole a la otra. Esto desestabiliza la jerarquía y hace que surgan más problemas
- Ponerle la correa cuando está en plena fase de agresión y peor aún estando el perro arrinconado debajo de la mesa. Lo correcto sería dejarle la correa puesta durante todo el día para poder sacarle de estos lugares sin peligro.
- El time-out es correcto pero lo dejaron allí más de una hora. Lo mejor es hacerle un time-out de unos 5 min, sacarle y pedirle que realice algún ejercicio conocido y que lo mantenga durante un tiempo, pasado el cual le liberamos y le damos una pequeña caricia, como haciendo las paces.
- Dejar que los perros se metan debajo de la mesa, donde se aislan del mundo y donde no se les puede corregir y manejar.

El otro "roce" surgió con un compañero de piso cuando fue a coger el mando a distancia de la tele que casualmente o no (seguramente no, es posible que al tener el olor de la dueña lo estubiera protegiendo) estaba al lado de Maca. Al cogerlo el perro directamente le marcó o le mordió.

En este caso el problema es que no estabamos teniendo en cuenta a esta persona a la hora de realizar la terapia ya que hasta lo que yo sabía no se quedaba a solas con el perro. Otro error muy claro y que hubiera evitado el problema es que el perro sigue subiéndose al sofá.

En resumen, aunque en ambos casos hay errores muy gordos la thundershirt tampoco parece estar relajando en exceso al perro. Esta semana volveremos a insistir en las medidas de dominancia indirecta, incluyendo al compañero de piso al menos entre las más simples, y trataremos que entienda la importancia de conseguir que la dueña se distancie del perro y que asuma un papel más dominante, aunque más que dominante preferiría decir de guía.

12/03/2012

La propietaria hoy ha tenido otro problema con Maca, textualmente me comenta:

"Buenos dias andres, este perro me tiene despesperada. Lo ultimo ha sido ahora cuando lo iba a bajar como todas las mañanas a hacer pipi. El siempre esta dispuesto y levantado para que lo baje, pues hoy se ve que no tenia ganas y no se ha movido de su cama. He ido a ponerle la correa, y me ha intentado morder, pero he logrado retirar la mano. Se a puesto muy agresivo, y seguidamente ha vuelto a intentar morder de nuevo, cuando me he levantado de su lado asustada, yo no se que hacer pero el perro esta con una agresividad y cualquier dia  va a suceder lo peor. Como tu me dijiste le dejo la correa todo el dia puesta pero para dormir se la he quitado, a parte creo que aun con la correa, el perro intentaria morder y se pondria igualmente agresivo. Porque ahora cada vez que se hace algo que no quiere se pone fatal. Cuando ha hecho esto lo he dejado solo en el cuarto, pero es que el queria quedarse solo durmiendo, porque aun no ha salido, osea que es lo que queria el. No se Andrés, pero estoy desesperada y muy triste a ver qué podemos hacer. Necesito ahora mas que nunca tu ayuda, antes de que suceda algo peor,  frenar este comportamiento horrible del perro."

Aunque pueda parecer que no estamos avanzando e incluso que vamos a peor, lo cierto es que de momento y por lo menos hemos conseguido que el perro vea amenazada su posición de superioridad por lo que él reacciona de esa manera luchando por mantenerla. En este caso hay una clara desestructuración jerárquica, el perro sin necesidad de tener un caracter dominante de per se en un principio se vió obligado a asumir un rol dominante al no asumir su propietaria un papel de guía claro desde que era cachorro, cosa que se evita con una obediencia básica a temprana edad. Al no existir esa figura en el grupo familiar poco a poco se fué haciendo con ese papel el perro, y ahora que le estamos privando de sus privilegios lucha por mantenerlos.

Ahora es el momento de mostrar seguridad, de tener claras las reglas del juego, es decir, no se trata de maltratar ni denostar al perro, se trata simplemente de que comprenda que si te enfrentas a tu "mami" lo único que vas a obtener es aislamiento y desprecio (castigo social) pero si no lo haces vamos a entrenar juntos, vas a tener mucho cariño, juego y tu lugar en la familia, con tus derechos  y tus obligaciones.

Es muy importante en esta fase tener muy presentes las medidas de dominancia indirecta, entre ellas la más práctica es el "nada es gratis"; así como suprimir definitiva y terminantemente los privilegios de dominante con respecto a su propietaria: subirse al sofá, dormir con ella, una "sopita" cuando ella termina de comer de su comida,...pero también es importante tener en cuenta que debe permanecer como dominante con respecto a la otra perra, para mantener estable la jerarquía.

Por lo que respecta a la THUNDERSHIRT, seguimos confiando en que facilite todas estas medidas, aunque como sabíamos desde el principio por si sola en este caso no podía solucionar nada. Se trata de actuar contra el foco del problema, que se trata de que la inestabilidad jerárquica genera un gran estrés en el perro y seguimos confiando en el papel positivo de esta nueva herramienta frente al estrés.

27/03/2012

Bueno, de momento hemos conseguido que le pongan la camisa de forma habitual y aunque no podamos atribuir los logros directamente a la camisa ya que estamos trabajando desde diferentes frentes, lo cierto es que durante la última semana:
- Hemos avanzado bastante en que aprenda a meterse en el transportín, bueno, de momento sólo utilizamos una mitad pero ya se mete completamente con la ayuda del clicker
- Lo más importante quizás, no se ha vuelto a producir ningún roce/enfrentamiento entre ellos, a pesar de que sigue durmiendo en la cama con ella

09/04/2012

Sigue mejorando, incluso en uno de los aspectos en los que teníamos más problemas, la costumbre de Maca de dormir en la cama con la propietaria, donde el perro antes de empezar el adiestramiento y la corrección de conducta gruñía duertemente cuando ella se movía. Desde hace unos días el perro simplemente protesta un poco cuando ella se mueve (como haría cualquiera vamos...) pero después de eso ella le pidió que se bajara de la cama y él cedió sin problemas.

Siguen usando la camisa durante todo el día salvo cuando salen a la calle o van a entrenar.


QUILLO

Nuestro segundo caso en el que estamos probando la THUNDERSHIRT es un macho de Golden retriever con fobia hacia otros perros. Fue comprado de una tienda por lo que su socialización con otros cachorros fue nula. Cuando empezamos a tratarle ya le había pillado un coche al salir corriendo en dirección a casa al ser perseguido por otro perro.
Las primeras sesiones las dedicamos a que tuviera contacto con algún perro de forma que nos ibamos acercando poco a poco en círculos al perro objetivo mientras le ibamos enseñando una obediencia básica. Pudimos llegar desde la primera sesión hasta establecer contacto con el perro manteniendo la atención de Quillo en la obediencia básica, en las salchichas vamos.
No obstante, después de un mes probamos a llevarle a un parque con muchos más perros y no estaba tan bien como pensábamos. No obstante, nos fuimos acercando poco a poco y en círculos a varios perros y después de muchos esfuerzos conseguimos que se relajara en presencia de otros perros y que incluso cogiera comida.
Una semana después (10/03/2012) ya nos llegó la THUNDERSHIRT, que esperamos nos facilite el resto de la terapia. Desde el primer momento la ha aceptado muy bien, sin sentirse extraño en ningún momento, por lo que desde el primer día decidimos usarla en todas las salidas. 
Este es QUILLO:

   
         Os mantendremos informados!

29/03/2012

Después de unas semanas fuera nos hemos encontrado con que no han estado utilizando la camisa y no han aplicado practicamente ninguna otra medida para la corrección de su fobia, por lo que al volver al parque se mostraba peor que antes de que se fueran de vacaciones.

Intentaremos que usen la camisa y apliquen algunas otras medidas antiestrés cuando vuelvan del paseo.

09/04/2012

El perro sigue mejorando aunque su mejoría podría ser seguramente mucho más evidente de haber usado la camisa, ya que hoy han descartado ya su uso. Nos parece un producto muy cómodo de usar por lo que la verdad que no entiendo bien los motivos para descartar su uso.