Síguenos a través de tu correo electrónico

ARTÍCULOS



PRINCIPIOS BÁSICOS PARA UNA CORRECTA SOCIALIZACIÓN

 Mucho se ha escrito en multitud de libros sobre una correcta socialización de los cachorros ante personas desconocidas, entornos nuevos, ruidos extraños, etc. No pretendemos descubrir nada ni hacer una descripción detallada del proceso, pero queremos hacer incapie en dos detalles importantes que suelen pasarse por alto, y que son importantes en todos los perros pero sobre todo en aquellos que convivan estrechamente con niños.
El primero de ellos es la iniciativa, todos los perros deben aprender a pensar por si mismos y a compartir sus iniciativas contigo. Podemos denominar a esto también como desobediencia inteligente o responsabilidad. La iniciativa es un factor primordial en el entrenamiento de perros de servicio para personas con discapacidad, perros policia, perros de caza, etc. En todos esos casos el guía depende de los sentidos del perro, los cuales están más desarrollados que los nuestros, por tanto el perro debe mostrar iniciativa. En algunos casos los sentidos del perro te dirán que tu comando no es correcto, que eso no es lo que hay que hacer, de acuerdo a lo que el perro ha aprendido previamente de ti. Por tanto, debes desarrollar la iniciativa del perro, a la vez que mantienes un buen control sobre el perro. Es un reto fascinante.
El segundo de estos principios es que nunca debes corregir a tu perro mientras esté interactuando con alguien de forma amistosa. Puede que quieras corregir cualquier otra conducta, pero al hacerlo mientras está siendo amistoso te arriesgas a dañar la buena actitud del perro hacia las personas. La correcta interacción con las personas en la base de una correcta socialización, por tanto te interesa preservar esta actitud. Esto también debes aplicarlo a los momentos en los que tu perro está siendo amistoso con otros perros, lo cual no significa que debas dejar que tu perro moleste a otros perros o personas. En lugar de tratar de corregirle simplemente redirige su atención. Debes evitar que tu perro asocie la corrección o el castigo con su actitud amistosa. Esto es un claro de ejemplo de como el hecho de corregir una conducta hace aparecer accidentalmente otro problema.
Estas dos ideas son esenciales para socializar a un perro que va a vivir rodeado de niños o para perros de terapia, para que puedan iniciar la comunicación con las personas y responder a sus demandas. Algunos perros nunca consiguen aprender a tomar decisiones responsables si se les permite tomar la iniciativa. Estos perros, que logicamente no son buenos candidatos para trabajos de terapia, nunca se deben dejar solos con los niños, aunque con un buen entrenamiento y un correcto manejo pueden llegar a convivir sin problemas. Si acostumbras a tu perro a obedecer estrictamente y en todo momento, sin que nunca puedan tomar decisiones propias, tu perro terminará siendo uno de estos. No obstante, el adiestramiento más adecuado y el manejo más correcto siempre dependerá del tipo de perro que tengan, y estamos pensando más en el caracter concreto de cada perro, más que en su raza. aunque esta última predispone en gran manera su caracter.

RECHAZO DE ALIMENTOS


                El hecho de ir comiéndose de todo por la calle es un problema muy común sobre todo en razas como los labradores o los golden retriever, y suele ser una queja muy frecuente de sus propietarios. Vamos a tratar de exponer la forma de afrontarlo y sobre todo las limitaciones de este tipo de tratamientos.
                A la hora de intentar corregir este problema con castigo positivo, sea cual sea este tipo de castigo algo que luego comentaremos, hay que tener en cuenta que para corregir una conducta con castigo positivo este castigo debe ser constante hasta que se elimine el comportamiento, es decir, siempre que el perro haga aquello que queremos que deje de hacer debemos corregirle. Si esto no es así lo que se produce es un refuerzo de la conducta con un refuerzo alterno, por tanto y volviendo al rechazo de alimentos, siempre que salga el perro a la calle debemos corregirle cada vez que intente comerse algo. Teniendo en cuenta que es muy fácil que el perro encuentre algo comestible por la calle debemos estar muy atentos para poder corregirle siempre y en cada ocasión. En cuanto encuentre algo y se lo coma se refuerza la conducta y desandamos todo lo andado. Para entendernos, aunque le regañemos o apliquemos cualquier clase de castigo una y otra vez cada vez que intenta comerse algo, en cuanto le soltemos por el parque y consiga comerse algo se reforzará la conducta, el perro vive con la esperanza de conseguir encontrar algo y conseguir comérselo, generalmente a nuestras espaldas, más que pensar que el hecho de comer por la calle no es bueno, que sería nuestro objetivo.
                Por tanto, el pretender corregir el comportamiento a base de castigo positivo y englobando toda clase de comida en condiciones normales es un objetivo difícilmente alcanzable. Tampoco sirve el sacar al perro con bozal, al menos si nuestro objetivo es corregir el comportamiento, ya que cuando se lo quitáramos estaríamos igual que al principio. Si nos planteamos el uso del bozal este debe ser de forma permanente, al menos siempre que le soltemos. Si que es factible conseguir un rechazo completo de alimentos en perros que viven en chalet o parcelas y que no salen nunca a la calle (cosa por cierto nada recomendable), ya que en estos casos es fácil controlar que el perro no coja ninguna comida que no sea de su comedero, y por tanto no se refuerza el comportamiento.
                Nosotros enfocamos esta clase de problemas en lugar de intentando que el perro deje de comérselo todo por la calle por grupo de alimentos. Según la zona donde viva y por donde salga el perro estudiamos los más problemáticos y vamos afrontando el rechazo de alimentos de uno en uno. Por ejemplo, en nuestra zona, en la costa, es frecuente la ingesta de pescados cuando van por la playa y además de los problemas de salud que les puede provocar la ingesta de pescado en mal estado, lo más peligroso es que estos contengan un anzuelo. Por tanto, les preparamos cebos con pescados de forma controlada y en un entorno controlado para ir enseñándole al perro a rechazar cada grupo de alimentos.
             

   En cuanto a las herramientas a utilizar para aplicar el castigo positivo debemos buscar una con la que podamos aplicar el castigo a distancia, que además este castigo sea el mínimo necesario y  que no lo vincule con el guía. No cabe duda de que la mejor herramienta para poder hacer esto es un collar de impulsos eléctricos y/o vibración. A pesar de la mala fama de la que gozan estos collares en España constituyen la mejor herramienta a la hora de corregir muchas conductas mediante castigo positivo, y no cabe duda de que en muchas ocasiones el fin justifica los medios, y en este caso el fin puede significar el salvarle la vida y el medio para conseguirlo es un impulso de la menor intensidad que el perro sea capaz de detectar. Actualmente, los collares han evolucionado mucho y es posible ajustar muy finamente el nivel necesario, e incluso con la opción de vibración aprenden a evitar el impulso reaccionando a la vibración previa al impulso. Eso sí, siempre recomendamos el uso de un buen collar que tenga contra más niveles de impulso mejor y es muy práctico que también tenga la función de vibración. Cualquiera de las marcas DOGTRA, INNOTEK o SPORTDOG suelen cumplir estos requisitos.


 
¿ES TU PERRO CULPABLE O NO? 

Para los muchos que cuando vuelven a casa y descubren que su perro ha hecho algún destrozo y siguen diciendo: "lo ves, si el sabe lo que ha hecho" y le regañan a posteriori cuando el perro lo que está haciendo en ese momento es precisamente mostrar señales de alegría por tu vuelta aquí os dejo este enlace:

¿Sabe tu perro por qué le estás regañando? 

Añadiría una pregunta que siempre les hago a mis clientes y con la que parece que empiezan a entenderlo, a ver, supongamos que estamos enseñando a sentarse a nuestro perro, él se sienta pero nosotros le damos el premio y le decimos MUY BIEN diez minutos después ¿creeis que cuando reciba el premio sabe porque se lo estamos dando por mucho que le expliquemos que es por haberse sentado hace diez minutos? Entonces, ¿por que va a entendernos cuando le regañamos a posteriori?


RAZONES PARA OPTAR POR LA ADOPCIÓN ANTES QUE POR LA COMPRA DE NUESTRO PERRO

Este artículo lo podríamos resumir en un par de frases: "Por razones humanitarias y porque lo necesitan" pero trataremos de convencer a los más escépticos:

  1. En el 99.9% de los casos son cachorros que han estado con la madre hasta la edad del destete con lo cual han recibido a través de la leche materna todas sus defensas y se han socializado perfectamente con sus hermanos de camada. Por tanto, son perros más fuertes a nivel inmunitario y mejor socializados. Esto es así ya que si los abandonan antes del destete la gran mayoría simplemente mueren.
  2. Se seleccionan en función del caracter y no por motivos estéticos como ocurre con los perros de pedigree. Entre los perros cruzados, cuando un perro muestra un mal caracter en muchos casos directamente son abandonados o entregados en protectoras, por lo que los que llegan a criar son los que muestran un mejor caracter.
  3. El tiempo que pasan en protectoras contribuye de forma positiva a su socialización con otros perros, por lo que suelen ser perros muy socializados y con muy buen caracter.
  4. Al pasar un tiempo abandonados o en protectoras, tanto cachorros como adultos forman un gran vínculo con su nueva familia, siendo perros muy agradecidos ante el más mínimo gesto de cariño. Esto es tán así que el principal problema que suelen mostrar los perros procedentes de protectoras es la ansiedad por separación si no tenemos cuidado durante las primeras semanas y les enseñamos a que permanezcan tranquilos y seguros en su nuevo hogar y no solo junto a nosotros.
  5. Suelen ser perros que no han tenido suerte con sus anteriores propietarios, que por unas razones o por otras en la mayoría de los casos son ellos los que han generado los problemas de comportamiento, por lo que con una educación adecuada no tienen por qué volver a mostrar los anteriores problemas. En caso de adultos procedentes de protectoras tenemos la ventaja en la mayoría de los casos de saber cuales han sido sus problemas y podremos corregirlo desde el primer día con un tratamiento adecuado.
  6. En la gran mayoría de los casos fueron perros regalados de forma inconsciente o comprados sin tener en cuenta lo que conlleva tener un perro por lo que simplemente no han tenido la oportunidad de demostrar que son capaces de adaptarse a un hogar y de dar cariño y amor a raudales.
  7. En el caso de perros adultos procedentes de protectoras podemos seleccionar aquel que mejor se adopte a nuestra forma de vida, eliminando la incertidumbre que genera el no saber como será el caracter del cachorro. Están especialmente indicados para personas mayores que busquen un perro tranquilo, que no tengan las ganas o la capacidad de afrontar el reto que supone educar a un cachorro ya que la gran mayoría han tenido una historia previa en un hogar y ya están educados, y quieran un perro que simplemente les acompañe en sus paseos y les de amor y compañía.
  8. Aunque esto es más raro, podemos encontrar aunténticas joyas en las protectoras. Bueno, que no parezca esto amor de padre, pero en muchos casos llegan a las protectoras ejemplares puros y preciosos, y aunque esto contradiga un poco el segundo punto, si buscamos un perro de una raza determinada por algún motivo concreto, hoy en día gracias a internet podemos encontrarlo por las protectoras de todo el país. Nuestro Knut procede de ADANA, la protectora de Estepona, fué abandonado junto a otros 5 cachorros más con unos 45 días, en la zona de la Quinta Golf Resort, procedente seguramente de alguien que tenga una pareja de labradores y decidió abandonar a los cachorros, quizás se tenía que ir de vacaciones y no quería cargar con los cachorros. Si es que la gente tira a la basura cualquier cosa....
  9. Son perros, tanto los cachorros como los adultos, que se merecen una nueva oportunidad de ser felices y de demostrar todo el amor que llevan dentro pero que la vida les ha tratado mal y han acabado en protectoras, en la mayoría de los casos sin haber hecho nada por merecerlo y cuando lo han hecho en la inmensa mayoría de los casos es, como decíamos en el punto 5, provocado por una incorrecta educación por parte de sus anteriores propietarios, por lo que simplemente tratándoles con amor, cariño y respeto no dan ningún problema.
  10. Y como decíamos al principio, porque sí y porque si de verdad vamos a querer a nuestro perro demos el primer paso el primer día y salvémosle de la soledad de una protectora y demoslé un nuevo hogar.No quiero decir que en las protectoras no les den todo el amor y cariño posible, pero es imposible que sea igual a un hogar con el amor y cariño de una familia.
He hecho un esfuerzo por no criticar abiertamente las prácticas que se realizan dentro del mundo de la venta de cachorros ya que no quiero entrar en un enfrentamiento con nadie, ya que hay criadores y "criadores" por lo que he intentado centrarme en las ventajas de optar por un cachorro o adulto procedente de una protectora o similar.

Sobra decir que estamos 100% a favor de la esterilización tanto de machos como hembras ya que consideramos que es la primera medida necesaria para evitar camadas indeseadas que posteriormente terminan llenando las protectoras, además de las multiples ventajas que presenta tanto a nivel de salud como de comportamiento (en las hembras evita los tumores mamarios y de utero, las infecciones uterinas -muy frecuentes y graves- y las pseudogestaciones, además de los cambios de humor asociados a los celos; mientras que en los machos se evitan los tumores y problemas de prostata, los tumores testiculares y sobre todo es la primera medida para evitar la agresividad entre machos y los problemas por marcaje).





Él también es un cachorro procedente de protectora


LA ÚNICA PREMISA

Os recomiendo el nuevo artículo de Carlos A. Lopez en su blog "La Caja Verde" relativo a lo que debemos considerar importante a la hora de plantearnos los criterios de calidad de un adiestramiento

La Caja Verde

APRENDIZAJE SOCIAL 

No os perdáis este vídeo en el que podéis ver un claro ejemplo de aprendizaje social o por imitación entre un cachorro y un perro adulto ¡Es genial!

Perro adulto enseñando a bajar las escaleras a un cachorro




¿INTELIGENCIA O HABILIDAD PARA EL ENTRENAMIENTO?

(Traducido de Applied dog behavior and training, Steven Lindsay)

La mayoría de los propietarios consideran lo mismo la inteligencia de un perro que su capacidad de entrenamiento. ¿Pero la capacidad de un perro de adquirir un entrenamiento y una obediencia correcta depende de su inteligencia? Las evidencias científicas indican que la predisposición de un perro a aceptar un entrenamiento y a actuar obedientemente no están correlacionadas necesariamente con su inteligencia. Fox claramente deniega la correlación entre inteligencia y obediencia "La obediencia, no obstante, como la capacidad de entrenamiento, no son un signo de inteligencia y el adiestramiento en obediencia a permanecer, sentarse, cobrar un objeto y otras conductas no son unidades de medida de la inteligencia per se"
Muchos etologistas que estudian a los cánidos salvajes han expresado su creencia de que los lobos son más inteligentes que los perros, a pesar de que lobos criados por el hombre son muy difíciles de entrenar y generalmente rehúsan el realizar las conductas de obediencia más básicas; simplemente ellos no están preparados para aprender esas cosas, al menos bajo los métodos tradicionales de entrenamiento. Los perros, en cambio, están preparados para intercambiar obediencia por afecto y son fácilmente subordinados con premios y coacciones. Cuando los lobos son sometidos a una obediencia básica habitual, intentan escapar y si bloqueamos su huida, les incitaremos a atacar. La respuesta del lobo a un manejo forzado esta biológicamente programada y son típicas de la especie. Mientras que la inteligencia es un factor indudablemente presente, la capacidad de entrenamiento de los perros esta mayoritariamente influenciada por otros factores, como la forma de reaccionar ante las recompensas o la coacción emocional. A pesar de que la inteligencia puede ser un factor importante en la capacidad de entrenamiento, otros rasgos o predisposiciones preparan a algunos perros para poder aprender más eficientemente, como un alto grado de dependencia emocional, capacidad de subordinación ante un control manual y una baja reactividad ante los estímulos físicos adversos. Estas y otras características son las que se busca seleccionar en los perros, especialmente en los tipo retriever.

------------------------------------------------------------------------------------------------


PONER EL COMPORTAMIENTO BAJO EL CONTROL DE UNA SEÑAL

Texto recogido del libro "No lo mates…enseñale" de Karen Pryor, muy recomendable y de fácil lectura aunque no excesivamente básico.


“Este método es fenomenal. Da resultados en algunas circunstancias en que ningún otro método es satisfactorio.
Es un axioma de la teoría del aprendizaje que cuando un comportamiento está bajo control por el estímulo, esto es, cuando el organismo aprende a ofrecer el comportamiento en respuesta a una señal y sólo a esta, dicho comportamiento tiende a extinguirse en ausencia de la señal. Puedes utilizar esta ley natural para deshacerte de todo tipo de acciones que no te gustan; simplemente pon el comportamiento bajo control por el estímulo de una señal…y después nunca la realices. Utilicé por primera vez este elegante método durante el entrenamiento de un delfín para que se dejase poner un antifaz.
Queríamos hacer una demostración del sonar de los delfines, o ecolocalización, en el espectáculo público de Sea Life Park. Yo pretendía entrenar un delfín mular llamado Mukua para que llevase una tira de caucho pegada por succión sobre sus ojos, y después, temporalmente ciego, localizase y cobrase objetos bajo el agua utilizando su sistema de ecolocalización. En nuestros días este ejercicio es parte del repertorio estándar de los espectáculos de los oceanarios.
El antifaz no molestaba a Makua, pero tampoco le interesaba. Mas tarde, cuando lo vió en mis manos, se sumergió en el fondo de la piscina y se quedó allí. En ocasiones era capaz de permanecer allí durante cinco minutos seguidos, moviendo su cola suavemente y mirándome a través del agua como diciendo “Te gané”
Valoré lo inútil que sería tratar de asustarlo o empujarlo para hacerlo subir a la superficie, y lo absurdo de sobornarlo o engañarlo con comida. Por lo que un día, cuando se fue al fondo en mi presencia, lo premié haciendo sonar el silbato y lanzando un puñado de peces. Makua emitió una burbuja de sorpresa, una burbuja de aire del tamaño de un balón de baloncesto, que en el lenguaje de los delfines, significa “oh”, subió y se comió los peces. Muy pronto se hundía con un objetivo: ganarse los refuerzos. Después introduje un sonido bajo el agua como señal y lo reforcé sólo por hundirse a la orden. Como era de esperar, dejó de hundirse en ausencia de señal. Ya nunca más volví a tener ese problema: cuando intenté de nuevo el entrenamiento con el antifaz, lo aceptó como si fuera un antiguo amigo.
También he utilizado este método para calmar a niños ruidosos en el coche. Si estas de camino a algún lugar maravilloso, el circo por ejemplo, los niños pueden ser insoportables porque están excitados, demasiado excitados para aplicarles el método 5 (enseñarles un comportamiento incompatible), jugar y cantar canciones. Y en una ocasión jovial como esta no deseas aplicar el método 3, reforzamiento negativo, parando el coche hasta que se tranquilicen. En estas circunstancias el método 6 es útil: pon el comportamiento bajo el control por el estímulo. “Muy bien, todo el mundo a hacer tanto ruido como sea posible, preparados,….¡Ahora! (tu también te apuntas). Esto es muy divertido durante treinta segundos aproximadamente, después aburre. Dos o tres repeticiones suelen ser más que suficientes para asegurarnos la tranquilidad para el resto del viaje. Puedes pensar que hacer ruido a la orden le quita la gracia; o que el comportamiento que se realiza bajo el control por el estímulo tiende a extinguirse en ausencia de este. Tal vez hay otras opciones, pero esta da resultados.
Deborah Skinner, hija del psicólogo B.F.Skinner, me pasó una espléndida aplicación de este método para controlar los gimoteos de un perro en la puerta. Ella tenía un perro pequeño que cuando lo sacaban al jardín, ladraba y gimoteaba en la puerta en lugar de ir a hacer sus necesidades. Deborah hizo un disco de cartón, por un lado negro y en el otro blanco, y lo colgó en el pomo de la puerta trasera. Cuando el disco mostraba la cara negra, por mucho que ladrase no se le abría la puerta. Cuando el disco mostraba el lado blanco, se permitía al perro entrar en casa. El perro pronto aprendió en no molestarse en entrar cuando estaba la señal negra. Cuando Deborah consideraba que había transcurrido un tiempo suficiente, abría la puerta para cambiar la señal, dejando entrar al perro tan pronto como se lo pedía.
Yo probé la señal del pomo de la puerta de Deborah cuando mi hija Gale adquirió un cachorro de caniche enano. Peter era un perro muy pequeño, a los dos meses apenas medía 15 cm de altura, y realmente no era seguro dejarlo correr sin supervisión ni siquiera dentro de la casa. Cuando yo estaba ocupada y Gale se encontraba en la escuela, lo encerraba en la habitación de mi hija con agua, comida, periódicos y una manta. Por supuesto, cuando lo dejábamos solo armaba un escándalo tremendo. Decidí probar la sugerencia de Deborah proporcionándole una señal para indicarle cuando respondería a sus ladridos y cuando no.
Agarré la primera cosa que tenía a mano, una toalla pequeña, y la colgué en el pomo interior de la puerta. Mientras la toalla estaba allí, no obtendría resultados, independientemente de la intensidad de los ladridos. Cuando yo la retiraba, sus llamadas demandando compañía recibían atención.
El cachorro lo captó enseguida y cesó el alboroto mientras la toalla estaba en la puerta. La única cosa que tenía que recordar para mantener el comportamiento era que no podía dejar salir al cachorro cuando me apetecía, sino que tenía que abrir la puerta, retirar la toalla, cerrar la puerta, esperar hasta que el cachorro ladrase, y después dejarlo salir; esto mantenía el comportamiento de ladrar bajo control por el estímulo (en este caso “la ausencia de toalla” era la señal de que los ladridos serían premiados), y de esa manera también se extinguía cualquier otro ladrido. Dio excelentes resultados durante tres días. Pero un día las ruidosas demandas de Peter se oyeron de nuevo. Abrí la puerta y descubrí que había aprendido a saltar, pese a lo pequeño que era, para tirar de la toalla hasta descolgarla. Una vez que la toalla estaba en el suelo, se vio libre de llamar para que lo dejaran salir. “

Este método puede ser útil en cachorros destructivos que no conseguimos redirigir su comportamiento hacia mordedores tipo Kong o huesos y que durante nuestras ausencias se ceban con objetos que no podemos retirar de su alcance, como su bebedero. Obviamente, después de descartar cualquier otra patología de fondo como una ansiedad por separación o un estado de ansiedad excesivo.